Por Daniel Caram

En la trinchera

Opinión del Director - 19/02/2017

Enojado como casi siempre, pero con la particularidad de que por estos días sus enojos ya no causan el mismo temor que otros años, Ricardo Colombi plantea un escenario conflictivo con el sector docente, a quienes casi que obliga a empezar las clases en un marco de plena incertidumbre.

 

Es que en el pasado reciente eran pocos los que “se le animaban” al mercedeño, dueño y señor de todo el poder.

 

Por estas horas, mientras negocia préstamos en la sede financiera del mundo con los dueños y señores del dinero, en éstos lares los maestros analizan  extremar posiciones para por lo menos sentarse a conversar.

 

La propuesta del Gobierno nacional es de poner un “techo” del 18% para los ajustes salariales, lo que ya fue descartado por dirigentes gremiales docentes de todo el país.

 

La intensión sindical pasa por lograr que "ningún maestro tenga un sueldo menor a lo que indica la línea de pobreza".

 

Colombi desafía al gremialismo docente local con su particular forma de ser, que de simpática pasa a ser reprochable cuando pretende menoscabar los derechos de los trabajadores

 

En principio, el Gobernador reclamó modificar la matriz educativa y la energética, porque "son una estafa", y dijo que el problema no es el porcentaje final que alcanzará el aumento docente, sino que "la matriz tiene que modificarse”.

 

Y apela a quejas contra decisiones de viejos amigos suyos: “en el año '96 las escuelas fueron transferidas a las provincias, y hoy tenemos que hacer frente a esa demanda con recursos que no tenemos".

 

El Gobierno provincial anunció que en las próximas semanas se conocerá el detalle del aumento salarial a los empleados estatales. Y los docentes informaron que más que  la noticia, esperan una convocatoria al diálogo.

 

“La política salarial se va a poner en marcha en marzo”, dijo Colombi en ésta semana, y respondió sobre el reclamo de los gremios docentes: “las clases van a comenzar, los que quieren hacer paro que lo hagan. No vamos a hipotecar el esfuerzo de muchos correntinos que trabajan, que aportan, que entienden la situación”, afirmó.

 

La semana que se inicia será fundamental. Hay enojo y en ebullición en las escuelas, que ni siquiera encuentran en las autoridades de Educación un aval de confianza y seguridad como para avanzar.

 

“No solo que están pintados, sino que los principales puestos lo ocupan por decantación… y no están a la altura de la circunstancias… no entienden éste problema”, sintetizó un reconocido dirigente sindical docente.