Por Daniel Caram

Hoy gran función

Opinión del Director - 14/03/2017

Jamás quien esto escribe avalará una ínfima acción de un narco, en cualquiera de sus características. Llámese como se llame, éstos asesinos de nuestra juventud deben pagar su accionar. Se insiste: sea quien sea.



Claro que se incluye a Roger Terán, a Fabio Aquino y el político que sea.



O policía, o gendarme.



Ahora, separando ‘la paja del trigo’, habrá que analizar puntillosamente lo sucedido en esta compleja jornada en Itatí.



Para empezar: la impoluta Bullrich no vino a Corrientes con toda premura como lo hizo hoy cuando Ricardo Colombi entorpeció un operativo antinarco en Goya… Ni dijo algo cuando el mencionado mandatario espetó a los medios que a él no le importaba “un carajo” (sic) lo que pensaba el Gobierno Nacional al respecto.



Sin embargo, Bullrich armó (o hizo armar) un circo enorme para defenestrar a Terán y los suyos.



Y más: la imagen lastimosa del jefe comunal (en desgracia) fue rápidamente distribuida por la propia Gendarmería, aun cuando otros datos ni siquiera se conocían informalmente.



La exmontonera una y otra vez respondió, sin que se le pregunte, que las autoridades de Itatí “pertenecen a un  partido… son del Frente para la Victoria”.



Algunas cosas no le salieron tan bien a los límpidos funcionarios provinciales: un comisario y dos efectivos de rango menor de la Policía también cayeron en la redada.



Otra de la llamativa actitud de Colombi: ésta vez no fue a patotear gendarmes como lo hizo en Goya, cuando se utilizó el mismo procedimiento: levantaron gente como si nada en la ciudad, y los tuvieron ‘cautivos’ durante varias horas.



¿No le pareció al Gobernador que “se privó ilegítimamente de la libertad” a varios conciudadanos que en otra oportunidad defendió con vehemencia?



Está claro… conocía detalles del circo.



Terán y otros ya son grandes, adultos y responsables de sus actos. Y como tales deberán defenderse, y si se prueba su directa relación con éstas bandas infernales deberán pagar… como corresponde.



Pero, llamó la atención el reverendo circo. ¿Había necesidad?.