Por Daniel Caram

Muchas piedras en el camino

Opinión del Director - 06/04/2017

La posibilidad de votar con la Boleta Electrónica en Corrientes parece diluirse por múltiples situaciones en las que se mezclan variados elementos: oportunismo político, necesidad de status quo, posibilidad de terminar con viejas mañas, y hasta capricho.

 

Entonces, una alternativa destinada a mejorar una metodología vetusta, termina siendo un “botín de campaña”, donde todo pasa por saber quién gana, y obviamente quien pierde.

 

Llamativamente, después de muchas especulaciones de ciertos referentes políticos y hasta de periodistas cercanos a los núcleos de poder, la Justicia Electoral le dio un mazazo al sistema BUE, lo que significa una derrota parcial para el oficialismo comunal (léase peronismo, léase Haciendo Corrientes).

 

Valdrá analizar, a esta altura, si en realidad conviene llevar a todo hasta las últimas consecuencias, aun cuando hace algunos meses –sin el calor electoral- todos coincidían en la necesidad extrema de terminar con las largas e incómodas boletas de papel.

 

Sin cambiar ostensiblemente el escenario político, ahora muchos dudan del proceso, y con tantas piedras en el camino parecería que lo más obvio y razonable será votar con el viejo sistema…

 

Esto último implicaría torcerle el brazo a Fabián Ríos, defensor acérrimo del BUE y que busca ratificar su gestión a partir de esa alternativa electrónica.

 

¿Valdrá la pena seguir gastando esfuerzos?

 

El jefe capitalino, al finalizar la jornada, terminó redoblando la apuesta y desafió a sus opositores a implementar éstas máquinas en al menos algunas escuelas: “Si creen que en determinados lugares, circunstancias o contextos, la sociedad no puede manejar la maquinita o lo que sea, le pido al Dr. Eduardo Tassano, a los apoderados de ECO y también de mi partido, que hagamos algo en el medio: que se elija, 2, 3 5 escuelas donde pongamos la BUE”

 

Ahí cambia el escenario para la oposición local, porque es exactamente lo que pidió el propio Carlos Vignolo días atrás, al evaluar éste pretendido cambio en todo el sistema.

 

Y ahí aparece, en ambos lados de la contienda, la cuestión de los caprichos, con posiciones extremas que solo buscan “patear para más adelante” la situación…

 

El escenario, conocido y repetido en la historia correntina, deja solo una enseñanza a propios y extraños: con la Justicia es imposible… tienen teléfonos directos con los que manejan el poder, y terminar con esa maña no solo implica tener saludables intenciones.