Por Daniel Caram

Sopapo

Opinión del Director - 09/05/2017

“Nunca escupas para arriba, porque te puede caer en la cara” ...

 

La frase define claramente lo que dejó la presencia del intendente Fabián Ríos en el Concejo Deliberante, donde fue a aclarar las dudas surgidas tras el informe de Majul en La Cornisa.

 

Los concejales de Eco y sus socios se montaron a un circo impresentable, que comenzó con la promoción de un amañado artículo televisivo que tuvo las características propias de una operación mediática con muy poca información veraz.

 

Y no es por defender estrictamente a Ríos, sino por sostener sí los fundamentos que él esgrime, definiendo y aclarando las cosas en los escenarios que corresponde, y no con artilugios mediocres.

 

Fabián Ríos dio datos e información que bien pueden ser rebatidos, pero el dato concreto es que muchos “se acordaron” de buscar irregularidades luego de un escandalete mediático, pero que bien puede llevarnos a pensar que antes del programa de Majul no sabían ni donde quedaba el predio en cuestión.

 

En estas líneas se insiste en el papel protagónico que toman los segundones en ésta campaña, lo que implica el riesgo absoluto de caer en procedimientos impropios de un cuerpo deliberativo de control. Todo pasa por quién ensucia más… o quien pega primero.

 

“El Intendente hizo una exposición. No está nada aclarado”, expresó Juan José López Desimoni, uno de los ediles que conformará la Comisión de Investigación. Y tiene razón, aunque se insiste que ahora todo parece una respuesta a un programa pseudo-periodístico con apuntes faranduleros.

 

O sea, para que nuestros concejales se ocupen de nuestros problemas las cosas deben pasar por televisión.