Ordenaron detener a Soto Dávila, pero se internó en el Instituto de Cardiología de Corrientes

Actualidad - 22/02/2019

El exmagistrado está procesado por ser el jefe de una asociación ilícita que exigía coimas a cambio de beneficios en las causas.


El juez federal porteño Sergio Torres ordenó el viernes detener al exmagistrado de Corrientes, Carlos Vicente Soto Dávila. El hombre, de 71 años, está procesado por ser el jefe de una asociación ilícita que le exigía coimas a narcotraficantes a cambio de beneficios en las causas en su contra.


Soto Dávila había presentado su renuncia el viernes 15, pero el presidente Mauricio Macri decidió aceptarla este jueves, mientras estaba de gira por Vietnam. El decreto fue publicado el viernes en el Boletín Oficial y está firmado por la vicepresidenta Gabriela Michetti y el ministro de Justicia Germán Garavano.


En consecuencia, el juez Torres emitió la orden de detención contra Soto Dávila con alcance a las cuatro fuerzas federales -Policía Federal (PFA), Gendarmería, Prefectura y Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA)- y la Dirección Nacional de Migraciones (DNM).

 

Sin embargo, se pudo saber que el hombre buscado se internó en el Instituto de Cardiología de Corrientes (ICC). Mientras tanto, la Cámara Federal resolvió designar como subrogante a Juan Carlos Vallejos.

 

El 21 de diciembre, el juez Torres procesó a Soto Dávila, ordenó su prisión preventiva, aunque en ese momento tenía fueros, y lo embargó por $20 millones. En esa resolución, hizo detener a los exsecretarios Federico Grau y Pablo Molina y los abogados Dylio Galeano, Gregorio Giménez, Tomás Viglione, Jorge Vallejos, y Omar Serial.

 

Según la investigación de la Justicia Federal y la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), desde el juzgado federal de Corrientes, Soto Dávila benefició a narcos a cambio de dinero como por ejemplo a integrantes de la banda de Federico "Morenita" Marín.