Una joven marplatense murió en una fiesta electrónica en Palma de Mallorca

Internacionales - 22/07/2019

Una joven marplatense de 19 años murió este miércoles de hipertemia en España tras asistir a una fiesta electrónica e investigan si consumió una pastilla de éxtasis con veneno para ratas, según informaron medios españoles.

 

La víctima, identificada como Milagros Alanís Moyano, concurrió el domingo pasado a un festival de verano en Son Fusteret (Palma de Mallorca), donde vivía desde hace siete meses junto a su hermana melliza, y -según publicó el portal El Español- habría consumido una pastilla de éxtasis con veneno para ratas.

 

Luego de agonizar tres días en un hospital de Barcelona, donde fue trasladada de urgencia, Moyano falleció de hipertermia al no soportar una intensa fiebre.

 

Luego de lo ocurrido, la Policía Nacional abrió una investigación sobre la muerte de Moyano ya que algunos de sus familiares vincularon el fallecimiento al consumo de la mencionada droga. La Policía todavía no ha recibido ningún resultado de la autopsia ni la denuncia de la familia, indicó el Diario de Mallorca.

 

La joven de 19 años llevaba viviendo siete meses en España, donde llegó junto a su hermana melliza. Si bien la totalidad de su familia es oriunda de Mar del Plata, algunos de sus miembros hace ya varios años que están viviendo en la isla española y las últimas en arribar fueron las mellizas.“Fue una locura de juventud lo que hizo, no es que consumiera habitualmente. Ella no tenía antecedentes por drogas. Lo que pasa es que empezó a hacer malas amistades que la llevaron por el mal camino”, explicó el hermano de la joven, Lautaro, al portal de noticias Ultima Hora. Y añadió que Milagros Alanís era muy deportista: “Le encantaba el hockey y practicaba natación”.

 

Según explicó, la joven se había adaptado perfectamente a la vida mallorquina y trabajaba como socorrista en una piscina de s’Arenal.

 

“Creemos que el éxtasis lo compró fuera. Era una pastilla con una calavera”, detalló el hermano de la víctima. Por su parte, Guillem, un allegado a la familia dijo: “Queremos que se sepa todo lo que ha ocurrido. Alguien le vendió una droga adulterada, que tenía al parecer matarratas. Es terrible”.

 

Conforme cita el Diario de Mallorca, la Policía Nacional informó que se realizaron dos operativos contra el tráfico de drogas los pasados días 10 y 14 de este mes en el recinto de Son Fusteret donde se realizan conciertos masivos durante el verano español. En total fueron detenidas cuatro personas y se intervinieron 130 pastillas de éxtasis, 45 papelinas de ketamina, ocho de cristal, siete de speed y 18 de cocaína.

 

Además, desde la fuerza alertaron sobre el elevado consumo de sustancias como la ketamina o los derivados de la anfetamina, que representan un riesgo elevadísimo para la salud.