Alertas: Cuando el Estado facilita la promoción y consumo de alcohol

Info General - 23/01/2020

En nuestro país siempre se acostumbra a ir detrás del incendio para después intentar apagarlo, cuando las consecuencias ya son irremediables, como ocurre con el lamentable caso de Villa Gesell y la muerte de un joven a cargo de otros once exaltados que jamás midieron las consecuencias de sus actos y ahora deberán pagar las consecuencias. La situación lleva a mirar hacia nuestros costados y en una observación a la vida nocturna correntina, advertirlo para que esto no ocurra en nuestra ciudad. El hecho amerita a estar atentos, sobre todo entre las autoridades pertinentes, para que esto jamás ocurra en nuestro ámbito.


Cuando el Estado crea excepciones y se presta, bajo la excusa de brindar mejores servicios turísticos y diversión, a facilitar y promocionar el consumo de alcohol, irremediablemente la sociedad en su conjunto llega a estos límites. Hoy es Villa Gesell.


Después del lamentable suceso del fin de semana, llegó la tardía reacción del municipio costero a través de un decreto que lleva el número 0343 del 22 de enero, propuesto por el propio intendente municipal sosteniendo que “es necesario regular el consumo de bebidas alcohólicas en el ámbito del partido de Villa Gésell”.

 


Por ello decreta prohibir “en el ámbito de Villa Gésell, el consumo de bebidas en la vía pública, playas, espacios públicos, interior de estadios, polideportivos, u otros sitios de igual naturaleza, cuando se realicen en forma masiva actividades deportivas, culturales, educativas y/o artísticas. De igual manera se extiende la prohibición al expendio de bebidas alcohólicas mediante máquina expendedoras automáticas y/o similares y al consumo de bebidas alcohólicas dentro de vehículos automotores públicos y/o privados, aun cuando quien consumió no fuera el conductor y se halle o no circulando”.


Suena lindo o mejor dicho se lee bien escrito. Un poco tarde. El joven Fernando Báez Sosa, cruelmente asesinado a la salida del boliche Le Brique de Villa Gésell, no descansa en paz.


En las estadísticas, lamentablemente, el consumo de alcohol ha ido creciendo sostenidamente durante los últimos años, para ubicarse prácticamente “a la par” del consumo de marihuana, y apenas por encima –entre ambos- de la cocaína.