Yesica, de Caá Catí a recorrer el mundo en la fragata ARA Libertad

Info General - 26/01/2020

La cabo primero Gauto ayer arribó al puerto de Mar del Plata tras cinco meses navegando por aguas intercontinentales. “Los puertos que más disfruté fueron España y Portugal; la cultura y el orden que tienen allí es fabuloso”, señaló. Además, recordó a familiares y amigos.


Ye­si­ca Ca­ro­li­na Gau­to es ca­bo pri­me­ro de mar de la Ar­ma­da Ar­gen­ti­na, es oriun­da de Caá Ca­tí y des­de ha­ce sie­te años in­te­gra esa fuer­za. La jo­ven hoy re­gre­sa del 48´ Via­je de Ins­truc­ción por el mun­do a bor­do de la fra­ga­ta ARA “Li­ber­tad”, que par­tió el pa­sa­do 17 de agos­to.


Es su se­gun­da ex­pe­rien­cia en re­co­rrer los ma­res del ‘”glo­bo” y en la pre­via a su arri­bó a Mar del Pla­ta, na­rró su his­to­ria de vi­da y ex­pe­rien­cias en esa fuer­za na­cio­nal.


“Es­tar en la fra­ga­ta es un sue­ño cum­pli­do”, ex­pre­só la ca­a­ca­te­ña. Se­gún sus pro­pias pa­la­bras, en 2013, Ye­si­ca de­jó de cur­sar el pro­fe­so­ra­do en His­to­ria pa­ra in­gre­sar a la Ar­ma­da. Na­rró que des­de su ciu­dad na­tal sin­tió cu­rio­si­dad por la Ins­ti­tu­ción al ver un fo­lle­to que te­nía una per­so­na, mien­tras via­ja­ba en co­lec­ti­vo ha­cia el ins­ti­tu­to ter­cia­rio al que asis­tí­a.


Su pri­me­ra re­ac­ción fue lla­mar a una de sus her­ma­nas que vi­ve en Itu­zain­gó, Bue­nos Ai­res, pa­ra pre­gun­tar­le dón­de que­da­ba la De­le­ga­ción Na­val y, sin per­der tiem­po, ese mis­mo día se acer­có en bus­ca de la in­for­ma­ción que ne­ce­si­ta­ba.


“En la ofi­ci­na me ex­pli­ca­ron to­do, me die­ron la do­cu­men­ta­ción que te­nía que pre­sen­tar, los exá­me­nes que de­bía ren­dir y a los dí­as de­jé el pro­fe­so­ra­do pa­ra ins­cri­bir­me en la Ar­ma­da”, re­cor­dó.


Pa­ra sor­pre­sa de su fa­mi­lia, ami­gos y com­pa­ñe­ros del ins­ti­tu­to, rin­dió bien los exá­me­nes e in­gre­só a la Es­cue­la de Su­bo­fi­cia­les de la Ar­ma­da Ar­gen­ti­na (ES­SA), en bus­ca de su in­de­pen­den­cia.


“Cuan­do me lla­ma­ron y me die­ron la no­ti­cia le avi­sé a mi cu­ña­da y a mi ma­má, y se pu­sie­ron muy con­ten­tas, al igual que el res­to de mi fa­mi­lia. No fue di­fí­cil pre­pa­rar­me ni ale­jar­me de mi ho­gar por­que es­ta­ba se­gu­ra de mi de­ci­sión y to­dos me apo­ya­ron. Te­nía el buen pre­sen­ti­mien­to de que iba a in­gre­sar‘”, con­tó a la pu­bli­ca­ción na­val Mar Aden­tro.


Gau­to se crió en el cam­po jun­to a sus abue­los Sil­via y Es­te­ban, a 25 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Caá Ca­tí. Ellos es­tu­vie­ron pre­sen­tes en la ce­re­mo­nia de egre­so y siem­pre han de­mos­tra­do or­gu­llo por sus lo­gros.


“Mi fa­mi­lia es muy nu­me­ro­sa. Mi ma­má es Mi­riam, pe­ro des­de chi­qui­ta me cria­ron mis abue­los, por lo tan­to los hi­jos de mis abue­los, mis tí­os, son pa­ra mi mis her­ma­nos; más los hi­jos que tu­vie­ron mis pa­dres”, ex­pli­có.

 

En el cam­po fi­na­li­zó la pri­ma­ria, en la Es­cue­la Nº 490 “Mar­ce­li­no A. Eli­zon­do”, y el se­cun­da­rio lo hi­zo en Co­rrien­tes, ca­pi­tal. “Mi ho­gar que­da a tres ho­ras de Ca­pi­tal y cuan­do me ins­cri­bí pa­ra ha­cer la se­cun­da­ria me que­dé en ca­sa de uno de mis her­ma­nos y los fi­nes de se­ma­na re­gre­sa­ba al cam­po, apro­ve­chan­do una be­ca eco­nó­mi­ca que usa­ba pa­ra el trans­por­te y las fo­to­co­pias”, en­fa­ti­zó.


Cuan­do in­gre­só a la Ar­ma­da y lle­gó el mo­men­to de via­jar, se des­pi­dió de su fa­mi­lia y re­co­rrió más de 1.500 ki­ló­me­tros has­ta la Ba­se Na­val Puer­to Bel­gra­no, ubi­ca­da al Sur de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.


“El pri­mer pe­rí­o­do en la ES­SA no fue fá­cil, pe­ro tra­ta­ba de con­cen­trar­me y no ex­tra­ñar, por­que ha­bía mo­men­tos que a mu­chos los lle­va­ron a aban­do­nar, pe­ro yo que­ría con­ti­nuar y re­ci­bir­me”, re­me­mo­ró con nos­tal­gia.


Cuan­do egre­só con su es­pe­cia­li­dad asig­na­da en Mar, fue des­ti­na­da al des­truc­tor ARA “Sa­ran­dí” y lue­go es­tu­vo en la lan­cha rá­pi­da ARA “In­tré­pi­da”. “En los ’bu­ques gri­ses’ se apren­de de la es­pe­cia­li­dad y en las dos uni­da­des de la Flo­ta de Mar que es­tu­ve ad­qui­rí bue­nos co­no­ci­mien­tos por par­te de mis pa­res y su­bo­fi­cia­les más an­ti­guos”, co­men­tó.


Res­pec­to a su es­pe­cia­li­dad ad­mi­te que le gus­ta y le re­sul­ta in­te­re­san­te. “Es un tra­ba­jo que re­quie­re de gran fuer­za de­pen­dien­do la ac­ti­vi­dad, pe­ro a mi me gus­ta tra­ba­jar con he­rra­mien­tas, pin­tu­ra y apren­der de las ma­nio­bras. Hay mu­cho com­pa­ñe­ris­mo y se com­par­ten mu­chas co­sas”.


Lue­go de los bu­ques de gue­rra, a fi­nes del 2017 lle­gó el pa­se a la fra­ga­ta ARA “Li­ber­tad”, im­pen­sa­do pa­ra ella.


“El año pa­sa­do fue mi pri­mer año a bor­do de la fra­ga­ta, me in­cor­po­ré un mes más tar­de que el res­to, pe­ro su­pe re­la­cio­nar­me muy bien con to­dos. Ese año me to­có de­sem­pe­ñar­me en el pa­ñol y fue un lu­gar don­de apren­dí bas­tan­te”.


Su se­gun­do año a bor­do del bu­que es­cue­la, el año pa­sa­do, le dio nue­vas he­rra­mien­tas. “Es­te año es­tu­ve más se­gu­ra. Ten­go la ex­pe­rien­cia de a bor­do y la nue­va fun­ción que cum­plí en la cu­bier­ta me dio más co­no­ci­mien­tos en la es­pe­cia­li­dad y la po­si­bi­li­dad de ser ga­vie­ra del pa­lo trin­que­te”, di­jo con or­gu­llo.

 

Pa­í­ses, cul­tu­ras e idio­sin­cra­sias


Lo que más le gus­tó a Ye­si­ca de la fra­ga­ta fue la po­si­bi­li­dad de co­no­cer otros pa­í­ses y dis­fru­tar de sus cul­tu­ras. “Los puer­tos que más dis­fru­té fue­ron Es­pa­ña y Por­tu­gal; la cul­tu­ra y el or­den que tie­nen es fa­bu­lo­so. Pa­ra mi es­tar en la fra­ga­ta es un sue­ño cum­pli­do y es­te via­je por Eu­ro­pa, es lo me­jor que me pu­do pa­sar; sien­to mu­cho or­gu­llo per­so­nal”, con­clu­yó la jo­ven ma­ri­na co­rren­ti­na.


Unas 17 mil millas náuticas y 16 puertos

 

El 48´ Via­je de Ins­truc­ción de la fra­ga­ta ARA “Li­ber­tad”, en el que re­co­rrió el mun­do la pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria de vi­da hoy di­fun­di­da por épo­ca, es­tu­vo al man­do del ca­pi­tán de Na­vío Juan Car­los Ro­may.
Lle­vó a bor­do a 48 guar­dia­ma­ri­nas en co­mi­sión de las pro­mo­cio­nes Nº 148 del Cuer­po Co­man­do Es­ca­la­fón Na­val, la Nº 83 de In­fan­te­ría de Ma­ri­na y la Nº 104 del Cuer­po Pro­fe­sio­nal Es­ca­la­fón In­ten­den­cia, quie­nes se su­ma­ron a la do­ta­ción com­pues­ta por una Pla­na Ma­yor de 26 ofi­cia­les y por 191 su­bo­fi­cia­les, ade­más de in­vi­ta­dos es­pe­cia­les.


La fra­ga­ta se con­vir­tió en su ca­sa, los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo en miem­bros de la fa­mi­lia y la la­bor de to­dos los dí­as, en el mar co­mo es­ce­na­rio.


El iti­ne­ra­rio pre­vis­to de­man­dó al­re­de­dor de 17 mil mi­llas náu­ti­cas en un re­co­rri­do por Sal­va­dor de Ba­hía (Bra­sil), San­ta Cruz de Te­ne­ri­fe, Ro­ta y Cá­diz (Es­pa­ña), Lis­boa (Por­tu­gal), Brest (Fran­cia), Am­be­res (Bél­gi­ca), Lon­dres (Rei­no Uni­do), Du­blin (Ir­lan­da), Bos­ton (E­EUU), Mia­mi (E­EUU), Brid­ge­town (Bar­ba­dos), Re­ci­fe y Río de Ja­nei­ro Ja­nei­ro (Bra­sil) y Mon­te­vi­deo (U­ru­guay) pa­ra fi­na­li­zar ayer en Mar del Pla­ta.