Harto de no poder tomar cerveza, creó con amigos una sin TACC

Info General - 16/02/2020

Facundo Erdocia (29) descubrió que era celíaco a los 14. Tuvo una adolescencia normal, cuidándose en las comidas pero sin grandes diferencias con sus grupos de amigos. Con la juventud, la mayoría de edad y las primeras salidas, las cosas empezaron a cambiar. Todos sus compinches iban a bares y tomaban cerveza, costumbre que con la moda de las cervecerías artesanales se multiplicó.

 


Un día, ante la curiosidad de fabricar su propia bebida, él y su grupo decidieron encontrar una solución. “Me encontraba muy limitado al acceso a distintas cervezas, cuando salíamos me tenía que pedir un trago o una gaseosa. A raíz de eso arrancó todo: primero a nivel personal, después pensar la forma de que el celíaco genere el hábito de acercarse a un bar a probar cerveza. Gracias a este proyecto se despertó en mí un paladar cervecero”, cuenta.

 

Los productos aptos para el consumo de celíacos se pueden encontrar principalmente en las dietéticas. Pero este no es el caso de la cerveza artesanal sin TACC, que en Almirante Brown ahora producen Facundo, Juan Cruz Pascale (29), Pablo Romano (32), Juan Pedro Barcalde (29).

 

Su cerveza, Almirante Dönn (que significa Brown en gaélico), única en su rubro dentro del distrito, busca ser una alternativa en el mercado de las bebidas alcohólicas. “La idea es seguir creciendo, llegar a más bares, que el celíaco pueda ir a un bar a tomar una cerveza con amigos, que tengan en la heladera una cerveza para compartir. Igualmente, apuntamos a una cerveza para todo el mundo, no sólo los celíacos”, dice Facundo.

 

La principal diferencia que hay entre una sin TACC y una tradicional es la materia prima que utilizan para elaborarla.

 

“En nuestra planta de José Mármol utilizamos malta de sorgo, en lugar de cebada. El sorgo es un poco más amargo, pero los efectos son los mismos que en una cerveza normal”, cuenta Juan Pedro.

 

A la hora de comercializarla, tienen en cuenta los cuidados necesarios para evitar cualquier tipo de contaminación externa. “En los bares, comercializamos todo en porrones, debido a que necesitan una canilla exclusiva, con su propio barril. Sino también en botellas, y además tenemos barriles que se alquilan para eventos”, explica Juan Pedro.

 

La cerveza Almirante Dönn se puede conseguir en los bares y restaurantes de CABA. “También estamos en La Pampa, Chubut, San Juan, y en varias localidades del conurbano como Lomas, Lanús, Lavallol, Longchamps, entre otros. Unicamente estamos en bares y restaurantes para que el celíaco genere el hábito de ir a un bar y no tenga que ir siempre a una dietética”, dicen.

 

En cuanto al precio, los emprendedores se esfuerzan para que sea accesible para todos. “Siempre se dice que ser celíaco es caro. Tratamos de hacer entrega directa a los bares, para que el precio no sufra alteraciones. La idea es llegar a todos”, cuenta Facundo.

 

Almirante Dönn tiene cuatro sabores. “Nos dirijimos a aquellas personas que buscan sabores nuevos, no sólo a los celíacos, quienes nos agradecen ahora tener una cerveza para disfrutar. Estamos viendo de sumar otros ingredientes, pero hasta ahora el mejor sabor lo da el sorgo”, dicen.